VISITA A LA VILLA ROMANA EL POMAR CON LOS ALUMNOS DE LATÍN DE 4º ESO

9 de diciembre de 2018

El miércoles 19 de diciembre la profesora de Latín acompañó a sus alumnos a la villa romana que se conserva en Jerez de los Caballeros. Aprovechamos estos últimos días del trimestre, cuando ya han pasado los exámenes y los alumnos están más cansados, para realizar esta actividad fuera del aula y que a veces, por este simple motivo, les resulta muy interesante. Además en ese momento habíamos acabado de estudiar los tipos y partes de las casas en Roma, por lo que pareció el momento indicado para poder ver in situ lo explicado en clase.
Aunque casi todos los alumnos conocen la existencia en nuestra localidad de esta casa, casi ninguno la ha visitado. Este es otro de los motivos fundamentales por los que nos propusimos realizar esta visita, para que conozcan y sepan apreciar los monumentos arquitectónicos y las huellas de nuestro pasado que con frecuencia, por tener más cerca, son los que menos conocemos.
La visita se realizó en la hora de clase. Nos acercamos desde nuestro instituto hasta la villa dando un paseo. Allí nos esperaba una persona de la oficina de Turismo para abrirnos la puerta de entrada .
Esta villa fue construida entre los siglos III y IV d. C, y, como suele ser habitual en cualquier casa, fue sufriendo distintas modificaciones. Aunque recibe el nombre devilla (casa de campo), es más probable que fuera unadomus urbana (casa de ciudad), por estar situada en el enclave de una ciudad romana: Seria Fama Iulia. Independientemente de su nombre, su estructura era muy similar.
Pudimos entrar y pasear viendo la organización de la villa en torno a un patio central (viridarium) con jardín y un estanque. Pudimos contemplar uno de los mosaicos que mejor se conservan en eltriclinium o comedor con las figuras de un auriga, máscaras de teatro o el dios Baco. Dimos una vuelta como los antiguos romanos por el pasillo que rodea el patio, antiguamente porticado, donde pudimos ver los lugares donde se colocaban las columnas que sujetaban el pórtico. A su alrededor identificamos las habitaciones (cubicula) y un poco más alejado nos asomamos a ver lo que se cree que eran las termas. Por último, vimos la habitación con la parte final en forma de ábside, inusual entre los romanos, que solían hacer las habitaciones más cuadradas, probablemente el despacho del señor (tablinum). Quizá esta parte semicircular era aprovechada para colocar una estantería con los papiros y pergaminos, propios del lugar de trabajo de una casa. Además aquí se conserva un mosaico floral y geométrico.
Terminada la visita, nos hicimos esta foto de recuerdo.

villa romana 1º bachillerato

Publicado por Nuria López.